El DNI es un sistema experto de detección de fugas de refrigerante de última generación.

 

PRINCIPIO :

El DNI mide continuamente el nivel de refrigerante en el o los depósitos de la instalación frigorífica así como otros parámetros técnicos como temperaturas y presión. Todos estos datos se archivan cada 2 o 3 segundos a lo largo de varios meses en el DNI. Cada hora, el DNI recobra todos sus datos y efectúa un análisis mediante varios algoritmos con el fin de determinar si la instalación es estanca o no. Esta operación se conoce como «control de estanqueidad por métodos de medición indirecta», de conformidad con la normativa europea.

Como el DNI es capaz de determinar si la instalación ha dejado de ser estanca, constituye también un detector de fugas. La alarma resultante de estos análisis se conoce como «Alarma de tipo estadístico». Esta es de una precisión extrema para la detección de fugas. El DNI integra también una alarma de nivel bajo del depósito que llamamos «Alarma de nivel bajo clásica». Esta alarma es una versión mejorada de la alarma de tipo «flotador» u «óptica» que ya conocerá.

EL DNI se puede colocar en cualquier tipo de instalación frigorífica de refrigeración o climatización. No obstante, es necesario que el depósito esté equipado con compuertas para poder colocar la columna de líquido de medición del nivel. La carga óptima de fluido en la instalación frigorífica es de 500 o más toneladas de equivalente de CO2, lo que corresponde, por ejemplo, a 128 kg de R404A para la refrigeración y responde a las obligaciones normativas más restrictivas (4 controles de estanqueidad y obligación de colocar un detector de fugas desde el 1 de enero de 2015).