En Europa, las emisiones de refrigerante se estimaron en 2005 en 90 millones de toneladas de equivalente de CO2 y, según la progresión actual, deberíamos alcanzar los 104 millones anuales de aquí a 2030.
Por esta razón la Unión Europea reforzó en abril de 2014 la normativa relativa a los gases de efecto invernadero fluorados con el nuevo reglamento (UE) 517/2014, que entró en vigor el 1 de enero de 2015. Esta norma se conoce comúnmente como F-Gas.

El objetivo de la Unión Europea es reducir en un 60% sus emisiones de aquí a 2030 con el fin de limitarlas a alrededor de 35 millones de toneladas de equivalente de CO2 anuales, es decir, una reducción adicional de alrededor de 70 millones de toneladas por año en comparación con la progresión actual.

Una de las medidas tomadas es la asignación de cuotas para la puesta en el mercado de los refrigerantes por parte de productores e importadores. Estas cuotas se miden también en toneladas de equivalente de CO y se han 2calculado en relación a los volúmenes puestos en el mercado entre 2009 y 2012. Estas cuotas asignadas disminuirán de año en año para llegar en 2030 al 21% del volumen autorizado en 2015. Uno de los efectos mecánicos de estas cuotas es el aumento del precio de los refrigerantes con un alto GWP (de sus siglas en inglés para Potencial de Calentamiento Global) como el R404A, que ya ha comenzado.

El resto de medidas conciernen a la restricción y prohibición de puesta en el mercado de ciertos refrigerantes y a medidas importantes sobre su confinamiento.
El aumento de la frecuencia de controles de estanqueidad en función de los volúmenes de equivalente de CO2 contenidos en las instalaciones frigoríficas es una de las medidas que afecta directamente a los propietarios, pero también la nueva obligación de colocar un detector de fugas en las instalaciones que contengan 500 o más toneladas de equivalente de CO 2, es decir, por encima de los 128 kg de R404A, por poner un ejemplo.

Todas estas obligaciones normativas, sin olvidar nuestra responsabilidad moral de luchar contra el calentamiento climático, empujan a los propietarios y operadores a instalar los DNI con el fin de limitar en el origen las emisiones directas e indirectas de refrigerante reduciendo los consumos energéticos.

Matelex es el precursor de la automatización de los controles de estanqueidad mediante métodos de medición indirecta y registró una patente en 2009 (patente válida).
Desde 2011, el Ministerio de Ecología francés reconoce este tipo de control en dicho país y confirmó esta decisión en un documento interpretativo el 14 de mayo de 2013. El DNI responde a todas esas obligaciones por un precio moderado y permite un retorno sobre la inversión en menos de un año, garantizando siempre la cadena de frío.

En la actualidad, se han instalado más de un millar de DNI y la fidelidad de nuestros clientes constituye la garantía de fiabilidad del DNI.

MOD_ARTICLES_CATEGORY_NEWS_TITLE

20 Septiembre 2018 Retrouvez Matelex au salon Chillventa à Nuremberg !
Rejoignez-nous Hall 7 stand 421 du 16 au 18 octobre 2018 ! + d'infos : https://bit.ly/2NAxKpg ...
Leer más...
27 Noviembre 2018 Retrouvez Matelex au SIFA à Lyon - STAND D44
Venez découvrir et tester le DNI et l'interface Sentinelle sur notre stand D44 et retrouvez-nous lors d'un...
Leer más...